jueves, 15 de marzo de 2018

NINGÚN MOVIMIENTO CAE EN SACO ROTO


   Hace más de un año, realizamos la delimitación de una parcela urbana atendiendo a las indicaciones de los propietarios, que a su vez se guiaban de las delimitaciones físicas existentes en el terreno.

   Medimos, superficiamos y realizamos el Informe Técnico correspondiente.


   Estos cientes, extranjeros, habiendo estudiado mi informe técnico (que no pericial), volvieron a contactar conmigo porque la superficie definida por los límites materiales en el terreno, la superficie de escritura y la superficie existente en la cartografía catastral variaban alrededor de 300 m2 (aclarar que la parcela tiene aproximadamente 1800 m2 +/- 300m2).

   Sorprendidos me preguntaron, ¿cuál es la superficie "real"?
Esa respuesta no se puede responder con un "esta superficie", por lo que les expuse la situación: delimitada en el terreno tiene A, descrita en la escritura de su parcela B y definida en catastro C, no podía decirles otra cosa... y me hubiese gustado decirles "ésta, la X".

   Les expliqué a continuación, que para poderles definir unos límites deberíamos realizar un estudio e investigación en el que les trazaría unos límites resultantes de ese estudio.
También les aclaré que podrían encontrarse con la sorpresa que quizá no tuvieran A o que tienen lo que describe en su escritura B e incluso otra superficie D.

   ¿Difícil de entender? Seguro que sí, pero actualmente salvo sentencia judicial o acta de acuerdo entre colindantes los límites no tienen fuerza jurídica.
Se quedó todo así. Pero hoy, después de 1 año vuelven a contactar conmigo por quieren vender...



    ¿Cómo vender un terreno cuya superficie no está clara?

   Esto no quiere decir que nuestro Informe Pericial les de valor jurídico a sus lindes, pero sí es la base para comenzar a aclarar qué ha pasado y actuar en consecuencia.

   Quizá les lleve a una demanda jurídica para solicitar lo que es de su propiedad o para rectificar su escritura a lo que físicamente tiene, todo dependerá de ese estudio. Pero de esta forma "la realidad física se adaptará a la realidad jurídica o la realidad jurídica se adaptará a la realidad físicia".

   Como un buen amigo me dijo: toda reivindicación tiene su momento sea a nivel social, a nivel personal o a nivel político.

   Con la Ley 13/2015 ha comenzado ese momento, no consiste en cambios radicales, consistirá en movimientos y pasos en donde la seguridad jurídica en los bienes inmuebles sea un hecho y no un "utopía".



jueves, 1 de febrero de 2018

LA IMPORTANCIA DE UN ACUERDO CON ACTA DE DESLINDE FIRMADA ENTRE COLINDANTES


Con esta afirmación comenzamos a narrar un caso real que comenzó en el año 2009 y actualmente por circunstancias que a continuación expondré se abrió de nuevo este año 2018.

Mes de agosto de 2009, una familia que ha heredado una parcela X, se pone en contacto con nosotros para definir los límites de esta parcela.

Esta parcela linda al Norte con un vecino que llamaremos a partir de ahora Juan G., al sur con Pedro H. al este con arroyo y al oeste con camino público.

Esta familia, que se pone en contacto con nosotros, quiere modificar dos de sus lindes porque en “Catastro” es incorrecta (eso nos dicen). Les hago saber que para modificar las lindes sería necesario que los colindantes afectados estuviesen presentes convocándoles un día concreto para su levantamiento y firma de actas, con acuerdo si es posible.
Llegamos a la parcela y nuestro cliente aparece, aparece también Pedro H. (colindante sur), pero Juan G.(colindante norte) no.

Realizamos el levantamiento en el límite norte por donde nos indica nuestro cliente y cuando llegamos al límite sur, que colinda con Pedro H., dejamos marcados los vértices con mojones (tochos de hierro), tomamos fotos y realizamos el Acta de Deslinde de acuerdo entre colindantes, en el que se firma que ambas partes colindantes entre sí, están de acuerdo que la delimitación se encuentra definida por donde se ha marcado, sin lugar a dudas, siendo testigo de todo el proceso nosotros como perito.


Les hago también saber a mis clientes, que la linde modificada con Juan G., al norte, quien no ha venido a la medición, al no tener un acta de acuerdo firmado entre ambos, no tiene más validez que la testifical suya. Hay que aclarar en este punto, que esta linde marcada, mitad era coincidente con el límite catastral y la otra mitad, Catastro había situado el límite excluyendo una casita de piedra (actualmente en ruinas) que era de su tatarabuelo. Esta aclaración es necesaria ya que, como en muchas ocasiones, la cartografía catastral en este punto tenía todos los visos de que estuviera mal definida.

Se entrega el Informe Técnico, con sus actas, planos y fotografías. Este Informe y plano servirá de base para escriturar e inscribir una parcela que pertenecía a su familia y no tenían documento público de propiedad, sólo tenían pagos de IBI realizados durante muchos años.

Pasan los años y esta familia vuelve a ponerse en contacto con nosotros porque el colindante norte, Juan G., que no había aparecido en el año 2009 en la definición de los límites, había comprado la parcela de Pedro H., que colindaba al sur y quería vallar.

Pequeño inciso: en todo este tiempo, mis clientes, habían hecho ya escritura de propiedad pero la subsanación de discrepancias en el catastro estaba pendiente. Nos encontramos con: una escritura con un plano diseñada por nosotros y una superficie total obtenida de las mediciones del año 2009 y un catastro con unos límites diferentes y una superficie, evidentemente no coincidente con las nuestras.

Acordamos cita en el terreno para el deslinde pertinente: estamos presentes mis clientes, el colindante, Juan G., ya propietario de la parcela norte y sur, su perito Ingeniero Técnico en Topografía y nosotros.




Juan G. hace indicarnos a través de su perito, que van a vallar por donde indica el plano que nos muestra: este plano es la cartografía catastral.

Pero cuál fue su sorpresa, cuando mostramos las firmas del Acta de acuerdo del año 2009 con el anterior propietario (el que le vendió) en el que ratificaba que los límites son los marcados en el plano que se adjuntaba en el Informe Técnico y daba su visto bueno con su firma y fotos en ese momento.

Y aquí vamos a responder a la pregunta del inicio de este artículo: la importancia de haber firmado esta Acta de Acuerdo entre colindantes en el año 2009, ha obligado a Juan G. a asumir y vallar la parcela en su linde sur por donde en su día se firmó. No hay lugar a dudas: firmas, fotos y acuerdo de acta.

Y os preguntaréis: ¿qué ha pasado con el límite norte?. Al no haber acuerdo, porque no estuvieron presentes y si no existe interés por ambas partes en solucionarlo, esta definición será llevada a un juicio en el que el juez dictaminará por dónde irá ese límite.

Un deslinde realizado con un Acta firmada entre colindantes, da tal fuerza jurídica a ese límite, que evita problemas futuros, costes adicionales y lo que es lo más importante da seguridad al tráfico inmobiliario de ese Bien Inmueble.

Si de todo este acto se hace un protocolo de trabajo, bajo unos estándares de calidad, conseguiremos que muchos de los problemas entre colindantes que actualmente existen, vayan desapareciendo.

Comenzar es un paso y en este camino estamos inmersos aquellos que formamos parte de la Asociación de Geómetras Expertos, definiendo un protocolo de actuación con unas exigencias de calidad y formación que dan valor a los bienes inmuebles delimitados de esta forma.


Nota: las fotografías no están relacionadas con esta narración.

jueves, 30 de noviembre de 2017

LOS SINGULARES MAPAS DE LA GRAN MURALLA CHINA


   La construcción de la muralla, se realizó a lo largo de tres reinados diferentes en China, pero fue sólo con la Dinastía Ming, a cargo del General Qi Jiguang Jiguang (1368-1644 dC), cuando se diseña como una gran estructura defensiva ante los ataques de los mongoles. Es en este momento cuando se le puede llamar Gran Muralla China.

   El emperador Long Quing de la dinastía Ming, cansado de las múltiples incursiones mongolas que causaban saqueos y muertes de poblaciones enteras, busca la manera de evitar estos saqueos que causan un enorme temor, terror y muertes descarnadas a sus ciudadanos.

    Es aquí cuando aparece la figura del General Qui Jiguang Jiguang quien:

1.- Trata de imaginar una forma de mantener los continuos saqueos de los mongoles.

2.- Comienza a concebir una estructura que resista a los ataques, pero deje pasar sus propias fuerzas para combatir al enemigo.

3.- Idea una imagen de fortalezas conectadas por murallas y no una única y compacta muralla, como hasta ahora se había estado haciendo.

   Con este concepto, crea un diferente complejo amurallado de ladrillos y piedras con torres, que servirán de fortalezas para los soldados, además de fortines, arsenales, balizas, refugios… capaces de albergar a miles de ellos y conectadas con un sistema de señales para advertir al enemigo.

   Su batalla no consistió en atacar a los mongoles, sino en esperar a ser atacados con un ejército armado, ahí residió su victoria.

  Para poder plasmar, explicar y exponer esta idea al emperador y a sus ministros, el General plasmó y reflejó en varios mapas de manera única este proyecto de tan gran envergadura, que ha llegado hasta nuestros días y se encuentran guardados en el archivo de Beijing.


  Con estos mapas, dio comienzo la ejecución de la Gran Muralla China, tal como hoy se conoce y varias décadas de paz para China, teniendo a los mongoles controlados.




 A: Al noroeste existe un puerto de montaña a través del cual solían pasar los mongoles para comerciar y saquear.

B: Puertos de observación.

C: Serie de Torres de balizas de señalización y están en lo alto de una cada de colinas.

D: La Gran Muralla con todos sus fuertes.

E: Fuertes de las brigadas del ejército de Qi y si hubiera un ataque, avanzarían hasta la muralla para defenderla e incluso más allá.

      Como resultado se tiene un sistema complejo, cuyo eje principal es la muralla y donde cada uno de los soldados tenía su función bien determinada en ese gran sistema defensivo. 

     Unos mapas de gran importancia que describen de forma inequívoca lo que en la mente del General se definía.
          
           "Los mapas son los ojos de la historia". Mercator.
        





domingo, 6 de agosto de 2017

¿QUÉ HUBIERA SIDO DE LOS MAPAS SI EL MIEDO HUBIESE TRIUNFADO?


   Si se hubieran dejado atrapar por el miedo muchos cartógrafos, navegantes, científicos, geógrafos o astrónomos, la historia no sería tal como la conocemos hoy en día.

   El miedo es una emoción primaria y pasiva que nos intenta apartar de aquello que está sucediendo. Nos hace sentir indefensos, provocando una sensación de peligro real o supuesto, presente, futuro e incluso pasado.

    Por lo tanto, el miedo es una percepción que en muchas ocasiones está condicionado por el momento y la época en la que se vive: no es lo mismo lo que podía temer Eratóstenes que lo que podía temer Juan de la Cosa… Incluso algunos de ellos, superaron todo tipo de temor luchando por sus ideales y muriendo por ellos.

   Comencemos con una breve descripción de algunos de los personajes y los miedos que superaron:

   Eratóstenes (276-194 a.C.): geógrafo, matemático, astrónomo y geodesta griego. Es el padre de la geodesia y conocido por la medición del tamaño de la tierra, estableciendo por primera vez la longitud de la circunferencia de la misma. Al final de su vida se quedó ciego, lo que le provocó tal miedo por no poder continuar con sus lecturas, que lo llevó al suicidio.

    Hipatia de Alejandría (370-415): matemática, astrónoma e inventora, nacida en Alejandría. Es conocida por sus escritos sobre álgebra y geometría, mejorando el diseño de los primitivos astrolabios e inventora del aerómetro. Al ser mujer en una época tuvo que luchar contra muchos miedos que le hacían estar sola ante una sociedad patriarcal. Siguió sus ideales y por ellos fue brutalmente asesinada por unos fanáticos cristianos que la tacharon de bruja y hechicera.

     Juan de la Cosa (1450-1510): cartógrafo y navegante español conocido por haber definido el mapa más antiguo conservado, en el que aparece el continente americano. Participó en los primeros viajes al continente americano. A pesar del miedo que pudiera sentir al conocer un continente nuevo, atravesando el océano con sus tormentas y sus motines en el barco, el anhelo por llegar a aquellos lugares tan lejanos, superó todo temor. Murió  combatiendo a los indígenas americanos.

    Cristóbal Colón (1436-1521): cartógrafo y navegante de origen genovés, es conocido por dar a conocer al mundo occidental el continente americano. A pesar de no saber si su teoría de llegar a las “indias” iba a ser cierta, luchó por reunir el dinero suficiente y montar una expedición que lo haría llegar a descubrir para Europa el continente americano. A pesar de todos los contratiempos y el miedo a poder fracasar, no dudó en su batalla por conseguir su objetivo.

    Galileo-Galilei (1564-1642): astrónomo, físico y matemático italiano. Inventó el telescopio y gracias a él pudo investigar el universo y desarrollar la teoría heliocentrista (ya expuesta por Copérnico), donde afirma que es el sol el que permanece fijo y la tierra y el resto de planetas giran alrededor de él. Fue denunciado ante el Santo Oficio, quien a pesar de ello no tuvo miedo y continuó con sus estudios. Sus ideales le llevaron a ser encarcelado durante 5 años y para no perder la vida, tuvo que retractarse y ceder ante la Inquisición.


    Podríamos seguir relacionando muchos más personajes que han configurado nuestra visión de la tierra en la actualidad, pero he querido mostrar con estos 5, una pincelada que abrirá la curiosidad adormecida en estos meses estivales de calor.


Un barco en un puerto está salvo, pero para eso no están construidos. (William Shedd).

viernes, 5 de mayo de 2017

¡CUMPLIMOS 20 AÑOS DESDE NUESTROS COMIENZOS!




¡Cumplimos 20 años desde que comenzamos en el año 1997!

Mucha experiencia acumulada, siempre abiertos a nuevos proyectos que nos hacen crecer a nivel profesional en los diferentes aspectos de la Geomática y de la Topografía.

Hemos evolucionado hacia un concepto más transversal, especializándonos en el campo de la Propiedad y de las nuevas tecnologías, con herramientas que implementan nuestro trabajo desarrollado.

Queremos agradecer a todos aquellos que confiaron en nosotros y quisieron que formásemos parte de su equipo y por qué no, a todos aquellos con los que colaboraremos en un futuro.

Gracias por estar ahí. 


sábado, 8 de abril de 2017

¿QUÉ QUEDA DEL ESPÍRITU DEL CARTÓGRAFO HOY EN DÍA?


   Hace poco volví a leer un artículo que publiqué en el blog sobre un cartógrafo, Frau Mauro, quien sin salir de su habitación fue capaz de trazar un mapa a partir de las historias de aquellos que se le acercaban y él muy gustosamente escuchaba. ¡Fantástico personaje!

  Entonces me planteé: ¿tiene que tener el cartógrafo del s. XXI esta cualidad de saber escuchar, saber discernir lo que es cierto de lo que no lo es y saber interpretar para materializarlo en forma de mapa o plano?. ¡Sí!, claro que sí, hoy en día un buen cartógrafo interpreta lo que ve, escucha y siente… seguimos teniendo ese espíritu de Frau Mauro.


  En muchas facetas de hoy en día el espíritu principal del cartógrafo, que ahora se le llama geomático, consiste en saber interpretar lo que ante él se le expone, para plasmar la realidad orográfica, geográfica, realidad de una desavenencia entre colindantes, líneas de Términos Municipales … en cierta forma tratar de dar a la luz de la manera más objetiva aquello que se nos plantea, a veces teníendonos que ir a 20,30 o 100 años atrás, o simplemente representar el ahora.


   Como en la época de Frau Mauro donde los marineros le contaban las historias, hoy llegan a ti no marineros, pero sí personas que te cuentan sus vivencias, inquietudes y sus necesidades.

   Pero no tenemos que olvidar, que los mapas tienen vida, no son líneas o elementos fijos, por eso representan una realidad, sí, pero es la realidad de ese momento ¡mañana puede que no se la misma!, todo es relativo, todo se transforma. "...Son superficies como la piel de una persona, bajo las que se acumulan las capas de todo lo sucedido sobre ellas a lo largo del tiempo..." El Cartógrafo.



Entonces ¿qué queda del espíritu de los cartógrafos antiguos? Todo… 




domingo, 19 de febrero de 2017

LAS CARTAS DE NAVEGACIÓN DEL INSTITUTO HIDROGRÁFICO DE LA MARINA CONTADA A TRAVÉS DE FOTOGRAFÍAS NUNCA ANTES PUBLICADAS

El ferrol (1956)

    Fue una sorpresa maravillosa conocer la semana pasada a Plácido Marín Martín en Málaga.

      Sobre el contrafuerte del muro que delimita la fachada de la casa de Plácido, fijé la base con mi estación total para la georreferenciación de su parcela y vivienda.

      Apareció en el patio: un señor de 88 años de edad, ojos oscuros, delgado y con voz suave que me preguntó con curiosidad cómo estaba midiendo su casa. Le expliqué en qué consistía mi trabajo en ese momento y volvió al interior de la vivienda.

      Su hijo me explicó, que su padre era compañero de profesión y fue, junto con otros profesionales, los que diseñaron las primeras cartas náuticas en los años 60-70, que el Instituto Hidrográfico de la Marina española tenía publicados.

     ¡Qué maravilla! Tenía la oportunidad de hablar y conocer una parte de la historia de los primeros mapas hidrográficos de España. Y de primera mano.

      Antes de continuar con el relato, me gustaría hacer un pequeño inciso para definir qué son las cartas náuticas y para qué sirven.



     Una carta náutica es un mapa específicamente diseñado para la navegación marítima con la característica de que muestra el tipo de fondo (roca, arena…), la profundidad del mar en el lugar, zonas de peligro, balizamiento y otros elementos de ayuda a la navegación. 

      Las cartas náuticas proporcionan una representación gráfica para llevar a cabo una navegación segura. Siguiendo los criterios marcados por la Organización Marítima Internacional (OMI) éstas corresponden a la proyección Mercator, siendo real la medida de la latitud y aumentada la medida de la longitud. También se pueden encontrar bajo la denominación de carta marina, carta de navegación o simplemente carta. 


       Terminado mi trabajo, Plácido salió de su casa y se acercó de nuevo, momento en el que aproveché para preguntarle cómo realizaban las tareas de medición, qué lugares había visitado y por qué decidió formar parte del cuerpo de cartógrafos en esa época.

      Sus ojos se iluminaron y allí comenzó su narración llena de recuerdos escondidos en su memoria tras 88 años de vida.

      Plácido, formó parte del cuerpo de cartógrafos de la marina, seleccionados para realizar las tareas de medición y diseño de las cartas de navegación entre los años 1960-70.

      Navegando en el buque “Juan de la Cosa”, eran destinados a territorios españoles con zonas marítimas propiedad del estado español en ese momento: Guinea Ecuatorial, Sahara…


    Ellos embarcaban, navegaban hasta al lugar de trabajo y comenzaban las labores de medición. ¿Cuánto tiempo tardabais?, pregunté pensando en los aparatos que en ese tiempo existían. Él me contestó riéndose: días, meses, años, sabíamos cuándo empezábamos pero nunca cuándo terminaríamos. Era una labor compleja y laboriosa.

Buque Juan de la Cosa (1974)

      Cogíamos los aparatos de topografía - continuó mirándome fijamente - un equipo montaba los aparatos en la costa y otro equipo se marchaba en pequeñas barcas con las miras hacia puntos situados en el mar. Nos alineaban y en ese momento medíamos manualmente la profundidad de ese punto. Después nos desplazábamos unos 20 metros y se hacía lo mismo, así sucesivamente hasta llegar a unos 200 metros, a partir del cual el equipo de tierra volvía a desplazarse de nuevo. 

Isla Escombreras (1961)

Puerto Rico (1963)

Puerto Rico (1963)

    Con toda la información recopilada volvíamos al barco, a la espera del siguiente día, así hasta cubrir toda nuestra zona de proyecto.

Buque Juan de la Cosa (1970)

         Plácido, navegaba en su mente igual que lo hacía décadas atrás en el buque Juan de la Cosa y yo en ese momento navegaba con él en ese barco y con aquel equipo de cartógrafos, que a través de este pequeño y modesto relato y con el mayor de mis respetos he querido mostrar.

Málaga (2017)

    Gracias a Ricardo Marín, hijo de Plácido, por haberme confiado todas estas fantásticas fotos y permitir publicarlas, que forman parte no sólo de la historia de Plácido, sino de la historia del Instituto Hidrográfico de la Marina Española. Como dijo un buen amigo: "te han confiado un tesoro" y así lo creo.