domingo, 6 de agosto de 2017

¿QUÉ HUBIERA SIDO DE LOS MAPAS SI EL MIEDO HUBIESE TRIUNFADO?


   Si se hubieran dejado atrapar por el miedo muchos cartógrafos, navegantes, científicos, geógrafos o astrónomos, la historia no sería tal como la conocemos hoy en día.

   El miedo es una emoción primaria y pasiva que nos intenta apartar de aquello que está sucediendo. Nos hace sentir indefensos, provocando una sensación de peligro real o supuesto, presente, futuro e incluso pasado.

    Por lo tanto, el miedo es una percepción que en muchas ocasiones está condicionado por el momento y la época en la que se vive: no es lo mismo lo que podía temer Eratóstenes que lo que podía temer Juan de la Cosa… Incluso algunos de ellos, superaron todo tipo de temor luchando por sus ideales y muriendo por ellos.

   Comencemos con una breve descripción de algunos de los personajes y los miedos que superaron:

   Eratóstenes (276-194 a.C.): geógrafo, matemático, astrónomo y geodesta griego. Es el padre de la geodesia y conocido por la medición del tamaño de la tierra, estableciendo por primera vez la longitud de la circunferencia de la misma. Al final de su vida se quedó ciego, lo que le provocó tal miedo por no poder continuar con sus lecturas, que lo llevó al suicidio.

    Hipatia de Alejandría (370-415): matemática, astrónoma e inventora, nacida en Alejandría. Es conocida por sus escritos sobre álgebra y geometría, mejorando el diseño de los primitivos astrolabios e inventora del aerómetro. Al ser mujer en una época tuvo que luchar contra muchos miedos que le hacían estar sola ante una sociedad patriarcal. Siguió sus ideales y por ellos fue brutalmente asesinada por unos fanáticos cristianos que la tacharon de bruja y hechicera.

     Juan de la Cosa (1450-1510): cartógrafo y navegante español conocido por haber definido el mapa más antiguo conservado, en el que aparece el continente americano. Participó en los primeros viajes al continente americano. A pesar del miedo que pudiera sentir al conocer un continente nuevo, atravesando el océano con sus tormentas y sus motines en el barco, el anhelo por llegar a aquellos lugares tan lejanos, superó todo temor. Murió  combatiendo a los indígenas americanos.

    Cristóbal Colón (1436-1521): cartógrafo y navegante de origen genovés, es conocido por dar a conocer al mundo occidental el continente americano. A pesar de no saber si su teoría de llegar a las “indias” iba a ser cierta, luchó por reunir el dinero suficiente y montar una expedición que lo haría llegar a descubrir para Europa el continente americano. A pesar de todos los contratiempos y el miedo a poder fracasar, no dudó en su batalla por conseguir su objetivo.

    Galileo-Galilei (1564-1642): astrónomo, físico y matemático italiano. Inventó el telescopio y gracias a él pudo investigar el universo y desarrollar la teoría heliocentrista (ya expuesta por Copérnico), donde afirma que es el sol el que permanece fijo y la tierra y el resto de planetas giran alrededor de él. Fue denunciado ante el Santo Oficio, quien a pesar de ello no tuvo miedo y continuó con sus estudios. Sus ideales le llevaron a ser encarcelado durante 5 años y para no perder la vida, tuvo que retractarse y ceder ante la Inquisición.


    Podríamos seguir relacionando muchos más personajes que han configurado nuestra visión de la tierra en la actualidad, pero he querido mostrar con estos 5, una pincelada que abrirá la curiosidad adormecida en estos meses estivales de calor.


Un barco en un puerto está salvo, pero para eso no están construidos. (William Shedd).

viernes, 5 de mayo de 2017

¡CUMPLIMOS 20 AÑOS DESDE NUESTROS COMIENZOS!




¡Cumplimos 20 años desde que comenzamos en el año 1997!

Mucha experiencia acumulada, siempre abiertos a nuevos proyectos que nos hacen crecer a nivel profesional en los diferentes aspectos de la Geomática y de la Topografía.

Hemos evolucionado hacia un concepto más transversal, especializándonos en el campo de la Propiedad y de las nuevas tecnologías, con herramientas que implementan nuestro trabajo desarrollado.

Queremos agradecer a todos aquellos que confiaron en nosotros y quisieron que formásemos parte de su equipo y por qué no, a todos aquellos con los que colaboraremos en un futuro.

Gracias por estar ahí. 

video

sábado, 8 de abril de 2017

¿QUÉ QUEDA DEL ESPÍRITU DEL CARTÓGRAFO HOY EN DÍA?


   Hace poco volví a leer un artículo que publiqué en el blog sobre un cartógrafo, Frau Mauro, quien sin salir de su habitación fue capaz de trazar un mapa a partir de las historias de aquellos que se le acercaban y él muy gustosamente escuchaba. ¡Fantástico personaje!

  Entonces me planteé: ¿tiene que tener el cartógrafo del s. XXI esta cualidad de saber escuchar, saber discernir lo que es cierto de lo que no lo es y saber interpretar para materializarlo en forma de mapa o plano?. ¡Sí!, claro que sí, hoy en día un buen cartógrafo interpreta lo que ve, escucha y siente… seguimos teniendo ese espíritu de Frau Mauro.


  En muchas facetas de hoy en día el espíritu principal del cartógrafo, que ahora se le llama geomático, consiste en saber interpretar lo que ante él se le expone, para plasmar la realidad orográfica, geográfica, realidad de una desavenencia entre colindantes, líneas de Términos Municipales … en cierta forma tratar de dar a la luz de la manera más objetiva aquello que se nos plantea, a veces teníendonos que ir a 20,30 o 100 años atrás, o simplemente representar el ahora.


   Como en la época de Frau Mauro donde los marineros le contaban las historias, hoy llegan a ti no marineros, pero sí personas que te cuentan sus vivencias, inquietudes y sus necesidades.

   Pero no tenemos que olvidar, que los mapas tienen vida, no son líneas o elementos fijos, por eso representan una realidad, sí, pero es la realidad de ese momento ¡mañana puede que no se la misma!, todo es relativo, todo se transforma. "...Son superficies como la piel de una persona, bajo las que se acumulan las capas de todo lo sucedido sobre ellas a lo largo del tiempo..." El Cartógrafo.



Entonces ¿qué queda del espíritu de los cartógrafos antiguos? Todo… 




domingo, 19 de febrero de 2017

LAS CARTAS DE NAVEGACIÓN DEL INSTITUTO HIDROGRÁFICO DE LA MARINA CONTADA A TRAVÉS DE FOTOGRAFÍAS NUNCA ANTES PUBLICADAS

El ferrol (1956)

    Fue una sorpresa maravillosa conocer la semana pasada a Plácido Marín Martín en Málaga.

      Sobre el contrafuerte del muro que delimita la fachada de la casa de Plácido, fijé la base con mi estación total para la georreferenciación de su parcela y vivienda.

      Apareció en el patio: un señor de 88 años de edad, ojos oscuros, delgado y con voz suave que me preguntó con curiosidad cómo estaba midiendo su casa. Le expliqué en qué consistía mi trabajo en ese momento y volvió al interior de la vivienda.

      Su hijo me explicó, que su padre era compañero de profesión y fue, junto con otros profesionales, los que diseñaron las primeras cartas náuticas en los años 60-70, que el Instituto Hidrográfico de la Marina española tenía publicados.

     ¡Qué maravilla! Tenía la oportunidad de hablar y conocer una parte de la historia de los primeros mapas hidrográficos de España. Y de primera mano.

      Antes de continuar con el relato, me gustaría hacer un pequeño inciso para definir qué son las cartas náuticas y para qué sirven.



     Una carta náutica es un mapa específicamente diseñado para la navegación marítima con la característica de que muestra el tipo de fondo (roca, arena…), la profundidad del mar en el lugar, zonas de peligro, balizamiento y otros elementos de ayuda a la navegación. 

      Las cartas náuticas proporcionan una representación gráfica para llevar a cabo una navegación segura. Siguiendo los criterios marcados por la Organización Marítima Internacional (OMI) éstas corresponden a la proyección Mercator, siendo real la medida de la latitud y aumentada la medida de la longitud. También se pueden encontrar bajo la denominación de carta marina, carta de navegación o simplemente carta. 


       Terminado mi trabajo, Plácido salió de su casa y se acercó de nuevo, momento en el que aproveché para preguntarle cómo realizaban las tareas de medición, qué lugares había visitado y por qué decidió formar parte del cuerpo de cartógrafos en esa época.

      Sus ojos se iluminaron y allí comenzó su narración llena de recuerdos escondidos en su memoria tras 88 años de vida.

      Plácido, formó parte del cuerpo de cartógrafos de la marina, seleccionados para realizar las tareas de medición y diseño de las cartas de navegación entre los años 1960-70.

      Navegando en el buque “Juan de la Cosa”, eran destinados a territorios españoles con zonas marítimas propiedad del estado español en ese momento: Guinea Ecuatorial, Sahara…


    Ellos embarcaban, navegaban hasta al lugar de trabajo y comenzaban las labores de medición. ¿Cuánto tiempo tardabais?, pregunté pensando en los aparatos que en ese tiempo existían. Él me contestó riéndose: días, meses, años, sabíamos cuándo empezábamos pero nunca cuándo terminaríamos. Era una labor compleja y laboriosa.

Buque Juan de la Cosa (1974)

      Cogíamos los aparatos de topografía - continuó mirándome fijamente - un equipo montaba los aparatos en la costa y otro equipo se marchaba en pequeñas barcas con las miras hacia puntos situados en el mar. Nos alineaban y en ese momento medíamos manualmente la profundidad de ese punto. Después nos desplazábamos unos 20 metros y se hacía lo mismo, así sucesivamente hasta llegar a unos 200 metros, a partir del cual el equipo de tierra volvía a desplazarse de nuevo. 

Isla Escombreras (1961)

Puerto Rico (1963)

Puerto Rico (1963)

    Con toda la información recopilada volvíamos al barco, a la espera del siguiente día, así hasta cubrir toda nuestra zona de proyecto.

Buque Juan de la Cosa (1970)

         Plácido, navegaba en su mente igual que lo hacía décadas atrás en el buque Juan de la Cosa y yo en ese momento navegaba con él en ese barco y con aquel equipo de cartógrafos, que a través de este pequeño y modesto relato y con el mayor de mis respetos he querido mostrar.

Málaga (2017)

    Gracias a Ricardo Marín, hijo de Plácido, por haberme confiado todas estas fantásticas fotos y permitir publicarlas, que forman parte no sólo de la historia de Plácido, sino de la historia del Instituto Hidrográfico de la Marina Española. Como dijo un buen amigo: "te han confiado un tesoro" y así lo creo.










sábado, 5 de noviembre de 2016

GERTRUD BELL: LA MUJER QUE DEFINIÓ EL MAPA DE IRAK


    ¿Cómo y qué criterios se aplican para la definición de los límites fronterizos de un país?.

    Límites complejos de determinar, ya que su fijación implica la soberanía de ese estado sobre esa porción de territorio con unas características socio económicas y culturales que determinan la cohesión de esa sociedad.

    Gerturd Bell, nació el 14 de julio de 1868 en Durham (Reino Unido) dentro de una familia acomodada y rica de la burguesía victoriana de la época. Escritora, arqueóloga, geógrafa, arabista y viajera, decidió darle un giro a su vida y pasar buena parte de ella viajando por Oriente Próximo conviviendo y estudiando su cultura y su gente.

    Dominó las lenguas tribales, se adentró en múltiples ocasiones en el desierto, reuniéndose con los jefes de las tribus locales y aventurándose en el interior de un mundo nómada en el que conocería culturas muy diferentes a las de su origen, ganando el apodo de Al Khatun, “la dama del estado”.

    Su gran conocimiento en este terreno la convirtió en la primera mujer que trabajó para los servicios militares británicos, haciéndole tomar decisiones guiadas más por el servicio a su país que a sus conocimientos sobre el territorio.


   Al finalizar la Primera Guerra Mundial, el Imperio Otomano se desmembró y muchos de los territorios sobre los que tenían el poder, entre ellos Bagdad, Mosul y Basora, pasaron a manos de los británicos y es en estos momentos cuando a Gertrud Bell se le encomienda la complicada tarea de delimitar y definir las fronteras de Irak, redactando además las leyes fundamentales del nuevo país.

   ¿Cómo definir esos límites? ¿Guiada por sus conocimientos tribales, culturales o guiada por los intereses políticos de la corona británica?

   El petróleo había sustituido al carbón, por lo que el Imperio Británico necesitaba controlar Arabia y Mesopotamia. Bell era defensora de la independencia de Irak, pero siempre bajo la protección de Reino Unido.

Su amor a su país hizo que colaborara en la creación de una nueva monarquía unificada con Faysal ibn Husayn como Rey de Irak, un emir hachemita que no había pisado nunca Irak.

   Trazó con lápiz y regla las fronteras de Irak pensando en todo momento, en el interés británico, apartando quizás profundos sentimientos de amor que sintió por este país.


   Las fronteras del nuevo Estado eran artificiales, diseñadas por Gertrude Bell y sus socios de manera técnica sin tener en cuenta las tradiciones tribales, la religión, la etnia y la historia de esta compleja región. 

    Todos los pueblos de Irak, los chiíes, los suníes, los turcos, los kurdos, los armenios... se encontraron viviendo en sus propios territorios pero compartiendo un mismo Estado.

    Acabada su misión, fue olvidada.

   Decidió quedarse en Irak fundando el Museo Arqueológico de Bagdad, al que donó su propia colección, además de ser capaz de sacar una ley que prohibía realizar excavaciones arqueológicas en cualquier terreno del país sin su permiso. Ella controlaría todas las excavaciones extranjeras en Irak.

    Gertrud Bell murió en 1926 en Bagdad, a la edad de 57 años, con un bote de somníferos vacíos en su mesilla... 
    


"La Reina el Desierto": película basada en la vida de Gertrud Bell



sábado, 30 de julio de 2016

EL LIBRO DE ROGER O NUZHAT AL-MUSHTÁQ FI IJITIRÁQ AL-AFÁQ: EL S.I.G DEL S. XII


         Pinceladas cartográficas del verano:

         A través de los Sistemas de Información Geográficos, generamos mapas temáticos de gran importancia gracias a la base de datos recopilada tras años de estudio e investigación. Tecnología al servicio de la humanidad.

Como nos dice la wikipedia: un SIG (Sistema de Información Geográfico) es un conjunto de herramientas que integra y relaciona diversos componentes (usuarios, hardware, software, procesos) que permiten la organización, almacenamiento, manipulación, análisis y modelización de grandes cantidades de datos procedentes del mundo real que están vinculados a una referencia espacial, facilitando la incorporación de aspectos sociales-culturales, económicos y ambientales que conducen a la toma de decisiones de una manera más eficaz”.

           ¡Algo innovador o reciente, verdad!… pero esta idea está muy lejos de la realidad si se conoce el Libro de Roger o Nuzhat al-mushtáq fi ijitiráq al-afáq, una obra encargada por el rey normando Roger II de Sicilia en el s. XII y confeccionada por Muhammad Al-Idrisi (Abu Abd Allah Muhammad al-Idrisi) cartógrafo, geógrafo y viajero hispanomusulmán.

           El “SIG” de Al Idrisi contaba con un tratamiento de la información y una metodología totalmente actual: visitaba directamente los lugares del proyecto, realizaba interrogatorios a los tripulantes y pasajeros de los buques que atracaban en la isla de Sicilia, donde él residía, a los que le preguntaba por los lugares que había visitado, su clima, monumentos, cultura, etc... y también, a través de sus múltiples colaboradores a los que enviaba hacia todos los puntos posibles del mundo, permitiéndole de esta forma, confeccionar su mapa lo más preciso posible.

            Toda esta información la plasmó en la tercera parte de la obra del Libro de Roger, que junto con otras dos partes más: la primera describe la forma y dimensión de la tierra, la segunda realiza la división del planeta en siete regiones climáticas paralelas al ecuador, dieron forma al ATLAS incomparable y único, aún con sus errores y defectos.


       Un geógrafo y cartógrafo descriptivo que aportó conocimientos muy valiosos a la geografía mundial, un Técnico SIG del s.XII.

 Nuzhat al-mushtáq fi ijitiráq al-afáq: "Deseo del que anhela ardientemente recorrer el mundo".